Public Release: 

Una empresa innova al aplicar la resonancia magnética al examen de los alimentos

Device performs physical and chemical analyses of fruit, grains, olive oil, milk and meat, among other products

Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo

IMAGE

IMAGE: This device performs physical and chemical analyses of fruit, grains, olive oil, milk and meat, among other products. view more 

Credit: Fine Instrument Technology

Las aplicaciones y los beneficios de la resonancia magnética nuclear (RMN) en el área médica son conocidos. Pero esta técnica tiene diversos usos: es eficaz en el agronegocio, por ejemplo, toda vez que permite el análisis de la calidad de las semillas y de productos de origen animal y vegetal. Y recientemente, la RMN llegó al mercado minorista de alimentos, al agilizar el examen de la calidad de la carne o la elección de una fruta en la góndola del supermercado.

La empresa FIT - Fine Instrument Technology, instalada en la localidad de São Carlos (São Paulo, Brasil), desarrolló una tecnología de RMN de bajo campo para realizar en segundos análisis fisicoquímicos de frutas, granos, aceites, leches y carnes, entre otros productos. "Es una tecnología distinta a la que se utiliza en los aparatos de uso médico", dijo Daniel Consalter, socio de la empresa.

En este artefacto, denominado SpecFIT, se utiliza RMN de bajo campo y no se generan imágenes: el tenor de azúcar de una fruta, por ejemplo, se mide según el "tiempo de desaparición" del pulso de radiofrecuencia que incide sobre ésta, cotejado digitalmente con información proveniente de un banco de datos que traduce esa medición en la composición química de los productos.

En el caso específico del SpecFIT, la empresa cuenta con la colaboración del Laboratorio de Resonancia Magnética de la estatal agropecuaria brasileña Embrapa Instrumentación, también con sede en São Carlos, que se encarga de aportar los "modelos" para la evaluación de los alimentos. La misma tecnología puede utilizarse para analizar la carne vacuna, suministrando información referente al tenor de grasa, la humedad, la terneza, el sabor y la jugosidad.

FIT fue creada en 2005 en São Paulo, enfocada en el comercio de aparatos de RMN. Dos años después, la empresa decidió invertir en la construcción de equipos, y con recursos de la Financiadora de Estudios y Proyectos (Finep), desarrolló la electrónica y los controles del primer aparato de RMN. "Dos años después nos mudamos a São Carlos, el principal polo de RMN de Brasil", dijo Consalter.

Con los controles ya listos, en 2014 la compañía obtuvo recursos del Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (PIPE) de la FAPESP para desarrollar un sistema de pequeño porte con capacidad para realizar espectroscopía e imágenes mediante RMN, y cuyo principal mercado lo constituían los centros de investigación. Presentó la primera versión del mismo en el año 2015.

"El PIPE-FAPESP contribuyó al desarrollo de la tecnología de la parte de imágenes, ya que nuestro interés consistía en utilizar la RMN en investigaciones científicas, particularmente en el análisis de granos", afirma Consalter. La primera versión del aparato -que también contó con recursos del programa InovaCred, operado por la agencia de financiación paulista Desenvolve SP-, ya se encuentra en uso en el Instituto Alberto Luiz Coimbra de Posgrado e Investigación en Ingeniería (Coppe), de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y en algunas unidades de Embrapa. El segundo paso se concretó en 2016, en colaboración con Embrapa.

FIT obtuvo recursos del PIPE-FAPESP para desarrollar un aparato comercial de bajo costo y transportable para la realización de análisis fisicoquímicos de productos agrícolas y alimentarios. Este proyecto se encuentra en marcha y cuenta con André de Souza Carvalho, de FIT, como investigador responsable, y con Luiz Alberto Colnago, de Embrapa, como investigador principal.

Esta investigación resultará en el aparato SpecFIT Food, cuyo lanzamiento se estima para finales de 2017, y que también cuenta con el apoyo de la Finep y de Desenvolve SP. Se trata de un equipo de RMN de bajo campo compuesto por una antena o sonda, una estación de transmisión y recepción de ondas de radio y una computadora.

El aparato de RMN envía una señal de radio a la muestra, un alimento, por ejemplo. Esa señal es captada por una antena que está ubicada en el alimento, que emite una señal de radio. Dicha señal es digitalizada y analizada y se convierte en información referente a la calidad del producto. "Cuanto más rápido desaparece la señal de una fruta, más dulce será la misma, ya que la desaparición de la señal es proporcional a la viscosidad del agua que está dentro de la fruta, que a su vez depende de la cantidad de azúcar", explicó Colnago, de Embrapa.

Ésta fue la misma tecnología que FIT empleó en el desarrollo de un equipo con capacidad para analizar el tenor de aceite de palma en semillas, sin necesidad de que las mismas pasen por un secado previo. "Usualmente, para determinar el tenor de aceite en las muestras se aplica un método de extracción que puede tardar hasta 48 horas y comprende el uso de solventes tóxicos y el calentamiento. Con la nueva tecnología, la medición puede hacerse en hasta tres minutos, contando el tiempo de muestreo y pesaje", dice Consalter.

FIT cuenta actualmente con una plantilla de 15 empleados que se suman a los socios Daniel Consalter y Silvia Azevedo, el primero doctor en Física y la segunda magíster en Farmacia y doctora en Energía.

###

Disclaimer: AAAS and EurekAlert! are not responsible for the accuracy of news releases posted to EurekAlert! by contributing institutions or for the use of any information through the EurekAlert system.